Qué es una casa pasiva en la construcción de una casa
¿Sabes qué es una casa pasiva o passivhaus? Estas edificaciones cumplen con una serie de estándares que las convierten en viviendas eficientes, sostenibles y ahorrativas. Construir una casa de este tipo aporta el confort necesario para vivir, con una reducción importante en el gasto energético y en las emisiones de CO2 al ambiente. Si quieres saber más sobre estas casas o te estás planteando tener una, te contamos en qué consiste una casa pasiva, dónde debes acudir para asegurarte de que el proyecto es correcto y qué beneficios te puede aportar diseñar y construir tu casa pasiva.

¿Qué es una casa pasiva o passivhaus?

Estas construcciones surgieron en Alemania en los años 80 del siglo XX. Líder en uso de energías renovables y compromiso con el cuidado del medioambiente, el país apostó por un nuevo concepto de arquitectura que permitiera a sus habitantes reducir al máximo el consumo energético, hasta prácticamente eliminarlo. Se trata de un concepto aplicable todo a edificios de nueva construcción, si bien muchas de sus ideas se pueden aplicar a reformas integrales. Pero sobre todo, las casas pasivas consisten en la diseñar y construir viviendas que adoptan las estrategias para reducir el consumo desde los cimientos.
El objetivo principal a la hora de construir una casa pasiva es eliminar por completo el uso de sistemas de calefacción y climatización convencionales, y mantener una temperatura de cerca de 20 grados durante todo el año. Parece imposible, ¿verdad? Pues es una realidad. El secreto radica en las siguientes claves:
  • Orientación y ventanas. Una buena orientación aumenta la incidencia de los rayos solares sobre la vivienda, aumentando la luz natural. También consigue reducir la incidencia del viento, la lluvia o el frío sobre cubiertas y fachadas. Las ventanas deben cumplir los estándares necesarios para conservar el confort y evitar el puente térmico.
  • Construcción de la vivienda hermética. Las casas pasivas son edificios herméticos y estancos. No dejan entrar ni salir el frío ni el calor, y son inmunes a la humedad. Y lo consiguen gracias a un uso inteligente del aislamiento y a un buen sellado térmico de los cerramientos.
  • Climatización natural. El confort interior se consigue mediante sistemas de ventilación y recuperación de calor, que permiten mantener una temperatura y un nivel de humedad estables con un consumo energético mínimo.
  • Uso de energías renovables. Cuando sea necesario recurrir al consumo energético (por ejemplo, para electricidad, ACS e iluminación), las casas pasivas utilizan energía captada a través de sistemas solares fotovoltacios
  • Protección solar. Una passivhaus debe estar construida de manera que la propia edificación ofrezca protección frente a los rayos solares. Esto permite bajar la temperatura de forma reseñable, sin tener que recurrir a sistemas de climatización. Normalmente, se emplean tejados que sobresalen por encima de las ventanas y pantallas de sombreado exterior.

Cómo diseñar casas pasivas: criterios que hay que cumplir

Está claro que construir una casa pasiva tiene muchísimas ventajas. Pero para estar seguros de que lo es, es fundamental que el proyecto lo realice un arquitecto con cualificación de Diseñador Passivhaus. En Arquitectos Kubo contamos con profesionales con certificación y experiencia en construcción de casas pasivas. Cuenta con nosotros si quieres que tu vivienda ahorre entre un 60 y un 90% de energía y contribuya al cuidado del medioambiente.
Además de las características listadas antes, todas las casas pasivas deben cumplir los requisitos establecidos por el Passivhaus Institut:
  • La demanda de calefacción/refrigeración debe ser inferior a 15 kWh/m² al año, o a una carga térmica inferior a 10 kW/m².
  • La demanda total de energía de la vivienda (iluminación, agua caliente ACS, calefacción, electrodomésticos, etc.) debe ser inferior a 120 kWh/m².
  • La estanqueidad de la vivienda (para evitar fugas de energía) debe ser muy alta, con un resultado en el test Blower Door Test inferior a 0,6 renovaciones por hora.

Una casa pasiva, ¿es lo mismo que una casa con certificado Passivhaus?

Para que una casa se considere “casa pasiva”, basta con que cumpla los estándares indicados. Si no los cumple pero la energía que consume procede en su gran mayoría de energías renovables, entonces se califica como Edificio de Consumo Casi Nulo (EECN). En el caso de que la casa cumpla con los estándares, si se desea obtener el Certificado Passivhaus tendrá que pasar por una serie de mediciones y pruebas que certifiquen que sus niveles de consumo energéticos se adaptan a lo establecido.
Las ventajas de construir una casa pasiva o passihaus son muchas. ¿Y los inconvenientes? Prácticamente, ninguno. Es cierto que en algunos casos la inversión inicial en la construcción puede ser más elevada, pero la drástica reducción del consumo energético permite recuperar la inversión a corto plazo. Son casas respetuosas con el medioambiente, que apuestan por un futuro más limpio y sostenible.
Por lo tanto, si te estabas preguntando si te merece la pena construir una casa pasiva, no lo dudes: la respuesta es sí. Contacta con nosotros y te informaremos sobre cómo hacerlo, con todas las garantías.
    Escribir un comentario